Libros de fotografía

 

Ponete un disco - Pablo Garber

157 páginas | 23x23cm. | Tapa dura.

Mi relación con los vinilos viene de la adolescencia. Mi viejo trabajaba en una discográfica, y en las vacaciones me mandaba a ensobrar discos al depósito. Venían envueltos en un papel suave y finito, que se rompía de nada. En otra caja venían las tapas con olor a tinta fresca. Era un laburo automático y aburrido. Mis compañeros, todos mayores, se distraían escuchando tangos y noticias en una radio a transistores. Yo, en cambio, alucinaba con las fotos o ilustraciones de algunas de las portadas.

Tal vez haya sido en ese galpón, sentado en una banqueta inestable, donde nació mi vocación por la fotografía. Y en el placer de mirar esas tapas descubrí cómo artistas que hasta entonces desconocía se hacían lugar en mi pequeña colección de Beatles, Carpenters y Bee Gees. Así comencé a revolver las bateas en las disquerías, y a cambiar discos en el parque Rivadavia. Siempre mi curiosidad empezaba por la portada. Después, al colocar el disco en la bandeja, me llevaba la tapa a la cara y estudiaba las letras o miraba las imágenes que junto con la música me ayudaban a inventar el mundo.
No conozco a nadie que se haya desprendido de todos sus vinilos. Debajo de la cama, en algún mueble de la cocina, o en la casa materna, está esa colección esperando volver a sonar. Se me ocurrió entonces hacer un homenaje a los discos, a través de sus tapas. Pedí a mis conocidos que eligieran uno, aquel con el que pasaron más horas o momentos más intensos, y que posaran con él ante mi cámara. La consigna era ocultar el rostro, de manera que la portada fuera el personaje principal. La escena debía desarrollarse en algún lugar que identificara la actualidad del retratado, trayendo así al presente las vivencias y emociones que ese disco representaba. La serie fotográfica comenzó a crecer rápidamente, y pronto se acercaron personas a las que yo no conocía, que se habían enterado del proyecto y querían que aquel vinilo que los tuvo hipnotizados en su juventud también formara parte de este catálogo caprichoso. De a poco me fui acercando a los propios realizadores de esos discos, quienes, además de sumar sus preferidos al proyecto, me contaron algunas vivencias de aquellos tiempos. Al cabo de un par de años, tenía entre mis manos el retrato de una época. Uno posible, parcial, arbitrario, como son los retratos; donde sobresalen algunos rasgos y quedan ocultos otros.
Es un grupo acotado de personas cautivadas por ciertos vinilos que las acompañaron en una etapa fundamental de sus vidas. No se trata de un estudio objetivo, ni es el resultado de una encuesta. Cada persona eligió su disco y su entorno; el azar se encargó de ordenarlos. Fueron situaciones insospechadas, algunas divertidas, otras tan asombrosas que nunca hubiera sido posible planificar. Así se armó este recorrido a través de algunas décadas, con estilos, modas e intimidades aún presentes, que gracias a la colaboración de cientos de entusiastas, pude materializar en este libro.

Contacto del autor.

Otros libros: