Libros de fotografía

 

Brasilia, la fallida tierra de nunca jamás
Mauricio Waisman

30 x 25cm | 50 páginas | Tapa dura | Doicher.

Es un ensayo fotográfico sobre la relación entre la arquitectura de la ciudad de Brasilia y quienes la habitan, que intenta ser publicado. El primer libro de fotografías del mendocino Mauricio Waisman, un proyecto que surgió de la búsqueda del artista de manifestarse a través de las imágenes y del deseo de ver concretada la publicación de 134 colaboradores, ya que el libro vio la luz gracias al financiamiento colectivo impulsado desde la plataforma Ideame. Brasilia... (en edición bilingüe español-portugués) propone dos entradas. Se puede ingresar a él desde la portada en colores o desde la portada en blanco y negro. La primera es un repaso por la arquitectura de la capital brasileña, mientras que la segunda muestra a la gente viviendo (celebrando, sufriendo, transcurriendo) la ciudad. Las imágenes que integran este libro son el resultado de un viaje de Waisman a Brasil, del que surgieron inicialmente las exposiciones Brasilia (2011) y Anónimos (2012).

Y si bien el material también fue publicado dividido en esa suerte de dos categorías (arquitectura y gente), la coexistencia (de las personas, los edificios, los monumentos) está presente y atraviesa conceptualmente al libro. Más allá del plan piloto o la denominada región administrativa 1, la ciudad conforma un todo con las áreas que han sido invisibles tanto para la ciudad ideal como para quienes la habitan desde el vehículo individual. Las regiones que circundan el plan piloto constituyen una unidad sin solución de continuidad, son barrios hechos a mano, en los que la gente ha construido, al igual que en tantas otras ciudades, su hábitat. La ciudad es habitada diariamente de una manera diferente a como fue proyectada, en el plan ideal no se previó la presencia del otro. Las manos y las vidas de quienes la edificaron no formaban parte de ese dibujo construido. La ciudad ideal es habitada por personas reales, ya sea de forma permanente o como transeúntes cotidianos.

Ellas transgreden ese modelo utópico y nos demuestran la realidad más allá del sueño, ya caduco, de la homogeneidad moderna. Cada día llegan quienes no son esperados y revelan que ese espacio ideal no puede ser nunca real. Mientras que para las imágenes de la arquitectura de Brasilia, escribió: El proyecto de la ciudad de Brasilia significó la construcción de un monumento y de un mito. La ciudad como monumento representativo de la democracia, y la ciudad como mito verdaderamente moderno, situada en el corazón más auténtico de Brasil, menos contaminado de pasado colonial. Sus directrices son el fiel seguimiento a una división artificial de la ciudad: trabajo, vivienda, ocio, cada función separada y diferenciada y, al mismo tiempo, todas relacionadas por vías exclusivas para los vehículos rodados a motor, como si la simple existencia de las funciones fuera suficiente para crear una ciudad. Bajo este concepto, desaparece el ser humano, sobrepasado por la dimensión espacial y temporal de la máquina. Una apuesta por una modernidad que ambiciona la igualdad y que, tal vez sin darse cuenta, construye la segregación y la desigualdad. Para la publicación del libro, Mauricio Waisman contó con la supervisión del fotógrafo Daniel Barraco, y la conjunción de estos dos excelentes observadores se ve en el resultado final.

Contacto del autor.

Otros libros: